Información

Edición y diseño gráfico

Escribe Pedro J. Ramírez en su editorial del domingo en El Mundo que él defiende «la superioridad del periodismo —o de la Historia— sobre la novela porque la realidad es mucho más emocionante que la ficción». En contraste con este medio empresarialmente poderoso, Juan Vega, en una entrada de su más que recomendable blog da cuenta de cómo la diferencia establecida entre un escritor y un periodista (el perjudicado) «vuela por aires » en «la era de Internet y los blog». Una revolución que favorece a los que, como él, siempre tienen algo importante que decir.

Nosotros no llegamos a tanto, somos conscientes de nuestras limitaciones, pero sí podemos decir que el presente nos importa, que sentimos el peso de la sociedad y que nada de la realidad política nos es ajena. Y como todos tenemos derecho a un blog, aunque apenas nadie lo lea, contamos lo que nos parece en nuestra prosaica sección Miscelánea.

Hoy empezamos por la noticia que protagonizó la semana pasada, en plena crisis económica, el juez Baltasar Garzón, la gran estrella de la Justicia Universal del Estado de Derecho de España:

Garzón está dispuesto a identificar a los «desaparecidos a partir del 17 de julio de 1936 como consecuencia directa del denominado Alzamiento Nacional, la Guerra Civil y la posguerra bajo mandato del nuevo régimen franquista».

Casi nada. Como ha informado oportunamente algún medio impreso, el régimen franquista, por iniciativa del propio dictador, también ordenó la Causa General para «catalogar y denunciar los delitos cometidos por los partidarios de la República», en 1940.

Sesenta y ocho años después, ¿quién se acordaba ya de los homenajes del Generalísimo a los caídos? La clase política del régimen de la socialdemocracia coronada que el año pasado aprobó la Ley de la Memoria Histórica, «por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura».

Con el impulso de la investigación penal que inicia Garzón conseguirán elaborar un listado con todos los nombres de las personas enterradas en el Valle de los Caídos, las sepultadas en fosas comunes y los muertos en combate en aquella contienda, para formar un ejército de difuntos que gane, por fin, la guerra perdida. Con la victoria moral y judicial, el pasado les pertenecerá para siempre.

Y es que en la ficción jurídica del denominado «Estado de Derecho» que vivimos todo es posible.

No podemos evitar recordar otras noticias que se produjeron poco antes, en el mes de agosto, el mes en el que salió en libertad el asesino convicto y confeso Juana Chaos, el asesino que mató a veinticinco personas y apenas llegó a cumplir ocho meses por cada asesinato que cometió. Y al que ya habían rehabilitado como persona cuando declaró estar «a favor del proceso de paz».

El mes en el que también se concedió un permiso para salir de la cárcel a la racista asesina Elena Beloki, con unos pocos meses cumplidos, para que pudiese seguir un tratamiento de fertilidad. Al parecer, se pretendía con ello garantizar «unas condiciones psicológicas adecuadas» a la individua que ha dedicado gran parte de su vida a sembrar el miedo entre la población no nacionalista como destacada «miembra» dirigente de la organización terrorista filonazi vasca.

Hay que citar de paso, aunque parezca pintoresco comparado con los casos anteriores, el permiso de cuatro días concedido al «chorizo» leguleyo Rodríguez Menéndez, entre cuyos delitos en su haber alguno guarda relación con las cloacas de Interior de hace unos años. A Rodríguez le conceden el permiso por razones de «arraigo familiar». Lo aprovecha para largarse con viento fresco, no sin antes tramitar su pasaporte como cualquier honrado ciudadano.

No es de extrañar que todo ésto ocurra en el país con el sistema penal y jurídico más vanguardista, garantista y humanista de los países del mundo mundial considerados de Estado de Derecho, donde todo quisque apela a la Democracia, a la Libertad sin adjetivos para justificar cualquier desvarío, que es tanto como recurrir al aire (¿No farfullan los etarras «Democrazia» (sic), «Libertad», a la vez que asesinan, y se atreven a pronunciar «Paz», solemne vocablo que a todos sirve para hacer discursos políticos hueros?)

Algunas de las víctimas de Juana Chaos decían el pasado dos de agosto, en una cita de protesta, que se sentían recluidas en una cárcel invisible con sentimientos de «ahogo», de «tener los pies y las manos atados», de llevar encima una «condena perpetua de dolor y rabia» (El Mundo, 3 de agosto de 2008).

Una de ellas también dijo: «Si esto es la democracia, ¡vaya mierda de democracia!»

Pues eso.


Comentarios

2 comentarios

Post a comment
  1. septiembre 30, 2008

    ¿ Era Sabino Arana un visionario o un adelantado a su tiempo?

    EL ANTINACIONALISTA

    elantinacionalista.blogspot.com

  2. pepeelhereje #
    noviembre 28, 2008

    Viñeta sobre el tema:

    http://lagranhoguera.wordpress.com/2008/11/24/ley-memoria-historica-ii/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS