Información

Edición y diseño gráfico

Tercera entrada dedicada al evento literario anual más importante de la década de los noventa en Asturias: Los Encuentros.

Si en las dos anteriores recordamos Los Encuentros de 1992 y 1994, Últimos veinte años de la poesía española. Un repaso a la lírica más reciente, y ¡Viva la literatura viva!, en esta entrada lo haremos con los de 1995, que tuvieron lugar los días 13 y 14 de diciembre de ese año, bajo el sugerente título 50 propuestas para el próximo milenio.

50-propuestas-1443b

Estos Encuentros se enfocaron con el fin de poner en evidencia la realidad de las injusticias, espolear el pensamiento acomodado y suscitar la idea de un rearme moral de la sociedad. Con la intención de diagnosticar las diferentes crisis que nos acosan, participaron en este foro de debate: Luis Racionero, Gustavo Bueno, Gabriel Albiac, José Saramago y Antonio Escohotado. Cada uno de ellos desarrolló un decálogo de propuestas que posteriormente fueron recogidas en un libro editado por el Ayuntamiento de Oviedo en 1997.

cubierta-50b

De todas las intervenciones, la que destacó por su potencia dialéctica fue, cómo no, la de Gustavo Bueno. Sus diez propuestas «desde la parte de España», unas coordenadas precisas desde las cuales se formularon con la intención de que no fueran meras propuestas «flotantes en un éter o en un vacío desde el cual pudieran escucharse como si estuvieran hablando por sí mismas», nada tuvieron que ver con las de los demás conferenciantes. Como la de Saramago, por ejemplo, del que se puede decir que habló y palabras dijo.

De las diez propuestas —que trataron sobre la reorganización del Estado de las Autonomías, la implantación de la «eutanasia procesal» para asesinos convictos y confesos o la «rebaja de las cuantías escandalosas de los premios de loterías, quinielas, sorteos…»— de Bueno, extraemos el texto de la octava, la relacionada con la Cultura. Para entender mejor esta propuesta hay que leer su  libro El mito de la cultura (1996) donde tritura esta «idea oscurantista de superior rango al del estado de Derecho. Un mito oscurantista como lo fue el de la Gracia en la Edad Media».

•••

Octava propuesta.

Eliminación paulatina del concepto de actividades culturales (y, correspondientemente, eliminación de rótulos tales como «páginas culturales», «animadores culturales», «Ministerios de Cultura», «Consejerías de Cultura» o «Fundaciones de Cultura») y sustitución por los conceptos o rótulos más precisos pertinentes («Consejería de Música Sinfónica», «Páginas literarias» o «Dirección General de Teatro de títeres»).

Esta propuesta tiene conexiones muy estrechas con las precedentes (sobre todo, con la primera y con la séptima) [Reorganización del Estado de las Autonomías…, la primera, y una política orientada a conseguir una minoría de lectores de libros escritos en español sobre temática científica o filosófica, la séptima] y se fundamenta en una teoría sobre el carácter ideológico, y aun metafísico, de la Idea de Cultura objetiva —que, según la teoría, no sería sino una secularización de la Idea teológica medieval del Reino de la Gracia— que en esta ocasión es imposible exponer. De hecho, en nuestros días, la Idea de cultura ha terminado convirtiéndose en un rótulo destinado, en primer lugar, a justificar, bajo su prestigio, a cualquier tipo de producción estética, literaria o folklórica; a confundir, como si fueran partes de organismos autónomos, a los conglomerados constituidos por los contenidos más heterogéneos, bajo la denominación de cultura étnica o nacional; y, en segundo lugar, a confundir (es decir, a no diferenciar, por nivelación relativista) a todas las culturas (tribales, nacionales, populares…) previamente conglomeradas como realidades dotadas todas ellas del mismo valor («todas las culturas son iguales», dice un gran letrero situado en el vestíbulo del Museo de Antropología de Méjico). En particular, en España, los movimientos autonomistas o independentistas se cobijan bajo la bandera de la «Cultura» (cultura catalana, cultura vasca, cultura gallega, cultura asturiana…).

cita-50

La idea de Cultura objetiva, según esto, en cuanto contribuye a mantener la confusión más completa en el terreno de la política, de la economía, de la religión, del arte, de la ciencia, &C. (el «Ministerio de Cultura», si se atuviese a la idea que lo inspiró, debiera reabsorber en su recinto a los Ministerios de Educación y Ciencia, pero también al Ministerio de Industria, del Ejército, al de Agri-cultura…), podría considerarse como una idea oscurantista, cuya vigencia constituye un estorbo permanente para el más claro planteamiento de los problemas del presente. Es obvio, por tanto, que nuestra propuesta de supresión del Ministerio de Cultura la entendemos en su alcance más universal, y no la entendemos al modo de algunos grupos políticos autonómicos (supresión del Ministerio de Cultura de España con objeto de sustituirlo por el Ministerio de Cultura de Cataluña, por el Ministerio de Cultura del País Vasco, del País Valenciano, &C.).

50-propuestas-1416b

Sin embargo, y en función del carácter ideológico que atribuimos a esta idea, no nos hacemos ilusiones acerca de los efectos inmediatos que la crítica  a la Idea de Cultura pudiera tener sobre los intereses acogidos a ella. Mucho menos presentamos esta octava propuesta a modo de una cruzada que fuera urgente emprender; más cerca se encuentra esta propuesta de una inspiración «naturalista» que juzgase estar en disposición de diagnosticar algo así como lo siguiente: las sociedades del siglo XX y, en particular, las sociedades y comunidades políticas españolas, organizan sus instituciones orientándose sobre mapas imaginarios en los que figuran líneas borrosas que dibujan palabras tales como «conciencia», «Estado de derecho», «libertad» o «cultura». Por consiguiente, esta propuesta habrá que entenderla condicionalmente: «el programa de eliminación paulatina del concepto de actividades culturales, &C., habría de ser mantenido hasta tanto subsistan las instituciones ideológicas interesadas que han transformado a la idea de cultura en una idea-fuerza». Y, por tanto, que en la medida en que la propuesta octava siga vigente —es decir, en tanto la Idea de Cultura siga manteniendo el prestigio del que actualmente goza— podremos asegurar que la más completa oscuridad y confusión seguirá ensombreciendo los terrenos de los programas políticos, lingüísticos, tecnológicos o incluso religiosos. […].

50-propuestas-1412b

•••

50 propuestas para el próximo milenio
• 1997
• Fotógrafos: Arte Facto (Bancoimágenes) y Paco García
• 22 x 28 cm, 176 páginas.
• 1.000 ejemplares.
• Edita: Ayuntamiento de Oviedo
• Coordinación: Miguel Munárriz
• ISBN: 84-88951-35-3

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS