Información

Edición y diseño gráfico

Posts tagged Luis García Montero

04-Gil-de-Biedma-Invitacion
Organizado por la Cátedra Emilio Alarcos Llorach, mañana, miércoles 30 de septiembre, a las 12.00 h, tendrá lugar el encuentro literario Gil de Biedma, 25 años después, en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades Emilio Alarcos Llorach del Campus del Milán de Oviedo.

Intervienen: José Luis García MartínLuis García MonteroCarlos Marzal y Josefina Martínez Álvarez.

Un cuarto de siglo después de su fallecimiento, el legado literario de Jaime Gil de Biedma sigue más vivo que nunca. A su poesía, inteligente y cordial, en la que el tiempo no ha dejado ni una sola arruga, se une la sabiduría de sus ensayos y el desgarro confesional de sus diarios. Pero además de los tres volúmenes dispuestos como tales por el autor (Las personas del verbo, el pie de la letra, Diario de un artista seriamente enfermo), otros dos, recopilados póstumamente, resultan igualmente fundamentales: el dedicado al epistolario y el que recoge sus entrevistas.

De la vigencia de la obra de Gaime Gil de Biedma (1929-1990) se ocuparán algunos de los críticos y poetas más destacados de ahora mismo, junto a Josefina Martínez, directora de la Cátedra.

 

04 Alarcos-Premio-2014-B
Para los poetas y lectores de poesía un acto que no les dejará indiferentes, acudan o no: el próximo miércoles, 24 de septiembre, tendrá lugar el fallo de la XIII edición del Premio Emilio Alarcos de Poesía. Antes de la lectura del fallo del premio, se presentará el libro Paseo de la identidad, de Luis Bagué Quílez, ganador del año pasado. Lo presentará José Luis García Martín. Finalizará el acto con un recital poético a cargo de Aurora Luque, Carlos Marzal, José Luis García MartínLuis García MonteroJosefina Martínez.

Se desarrollará, como en años anteriores, en el Palacio del Conde de Toreno de Oviedo (salón de actos, plaza Porlier, 9, primera planta). Entrada libre hasta completar aforo.

05-José-García-Nieto-Invitación-B
Para el mismo día, a las 12.00 h, la Cátedra Emilio Alarcos Llorach, ha organizado el recital poético Homenaje a José García Nieto en el centenario de su nacimiento, en el que intervienen los miembros del jurado del Premio Emilio Alarcos de Poesía, arriba citados.

El poeta José García Nieto (1914-2001) ha quedado injustamente fijado en un momento de su trayectoria: los años cuarenta y la creación de la revista Garcilaso. Pero su trayectoria literaria, desarrollada a lo largo de medio siglo, no se limita a la obra formalista de sus comienzos ni a la dirección de esa revista emblemática. Dirigió otras revistas, como la fundamental Poesía españolacultivó asiduamente la crítica literaria, fue un generoso mentor de nuevos escritores, fuera cual fuera su ideología o su estética y, sobre todo, siguió escribiendo una poesía, a la vez fiel a sí misma, y abierta a nuevos caminos. Todo ello quiere ser subrayado en el homenaje que destacados poetas contemporáneos le dedicarán en la Facultad de Filosofía y Letras organizado por la Cátedra Alarcos.
(Cátedra Emilo Alarcos Llorach)

Shakespeare-Cartel-B

Este viernes 29 de mayo de 2009, doble ración de poesía.

Organizado por la Cátedra Emilio Alarcos Llorach, Sonetos de amor. Homenaje a William Shakespeare es el título del acto que reúne el viernes a Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Aurora Luque, Josefina Martínez y Juan E. Tazón en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades Emilio Alarcos Llorach del Campus del Milán, a las 12.00 horas.

Por la tarde, estos mismos autores, excepto Juan E. Tazón, participarán en el Real Instituto de Estudios Asturianos, a las 20.00 h, en el acto del fallo del Premio Emilio Alarcos de Poesía 2009 (VIII edición) cuyo programa es el siguiente:

• Presentación del libro Raíz, de Josep María Rodríguez, ganador del Premio Emilio Alarcos de Poesía 2008 (VII edición). Lo presenta José Luis García Martín y Josep María Rodríguez leerá, a continuación, algunos de sus poemas.

• Lectura del fallo del jurado constituido por Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Jesús García Sánchez (Chus Visor), Aurora Luque y Josefina Martínez

• Recital poético en el que intervendrán Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Aurora Luque y Josefina Martínez

[Salón de actos del Real Instituto de Estudios Asturianos (Palacio del Conde de Toreno. Plaza Porlier, 9, primera planta, Oviedo). Entrada libre hasta completar el aforo].

Alarcos-Premio-2009-Cartel-B

Hace dieciséis años, durante los días 2, 3 y 4 de diciembre de 1992, se dieron cita en Oviedo dieciséis poetas para hablar de poesía y recitar sus poemas.

César Antonio Molina, Luis Alberto de Cuenca, Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Martínez Sarrión, Ana Rossetti, Luis Antonio de Villena, Juan Luis Panero, Luis García Montero, Concha García, Jordi Virallonga, Almudena Guzmán, Jon Juaristi, Leopoldo Sánchez Torre, Luis Muñoz, José Luis Piquero, y Vicente Gallego fueron los escritores convocados.

Todos ellos, junto a otros de sus mismas promociones que no estuvieron en Oviedo, dieron forma al cuarto libro de Los Encuentros, Últimos veinte años de la poesía española. Un repaso a la lírica más reciente, coordinado por Miguel Munárriz.

En él se recogen los debates que tuvieron lugar entre estos poetas invitados y una «breve muestra» de un poema elegido por cada uno de ellos. También una antología, «Las horas contadas», dirigida por Ricardo Labra, en la que participan Jesús Munárriz, Miguel D’ors, Alejandro Duque Amusco, José Luis García Martín, Herme G. Donis, Fernando Beltrán, Alberto Vega, Ramiro Fonte, José María Parreño, Felipe Benítez Reyes, Jorge Riechmann e Immaculada Mengíbar. La antología se completa con reflexiones del quehacer poético de cada uno.

***
Miguel Munárriz, el artífice de Los Encuentros, escribió en el prólogo titulado «Oficio del poeta»:

«[…] Últimos veinte años de poesía española es una muestra del momento poético presente. Como podrá leerse en este libro, unos poetas apuestan por una personal meditación interior, por un ahondar en su mundo más recóndito, y otros, tal vez, por una propuesta «civil» comprometida con la realidad social que les rodea. Es, posiblemente, un tiempo de espera por una renovación poética, un tiempo de búsqueda por formas que traigan aires nuevos que añadir a nuestra importante tradición. Son, en cualquier caso, buenos tiempos para la lírica siquiera por la cantidad de poetas, porque ya se sabe que, de entre todo lo que hoy existe, el tiempo dejará escapar el agua para que el oro sedimente bien en el cedazo».

Y Ricardo Labra, en la presentación de la antología «Las horas contadas», lo que sigue:

«[…] Quizás en ninguna otra promoción literaria como ésta, se haya buscado con mayor empeño —más aún que en la generación o grupo del 50— la complicidad, el guiño fraternal, con el posible lector. Lo que parece que lleva a esta poesía, cada vez más, a «entrometerse» o «encarnarse» en los acontecimientos puntuales que invaden la cotidianidad, a no permanecer indiferente ante el acontecer humano. Para ello, y a través de elaborados personajes poemáticos que visten el ropaje de nuestros días e incorporan la voz —auténticos álter ego— del autor, intentan transmitir ciertos valores morales y éticos, una manera de ser, de estar, de permanecer, ante las construcciones y convencionalismos sociales, el sentido de la amistad, la relación amorosa o las leyes inapelables de la vida, como el paso del tiempo.

Son autores que huyen en sus textos poéticos de la irracionalidad, que desarrollan una poesía que responde y está gobernada por criterios lógicos, hecha a partir de un cierto distanciamiento escéptico —signo de nuestros días— y en todo momento bajo el dominio tutelar de la inteligencia. Que saben, que todo libro de poemas acaba siempre en las manos adecuadas.

Puede que al final de su producción poética los autores de esta tendencia literaria se encuentren, como en el cuento de Borges, ante su propio rostro. Y nosotros en él, nuestras emociones e interrogantes; las horas contadas de nuestro tiempo».

***
Las reflexiones de «Las horas contadas» fueron solicitadas por Ricardo Labra a cada participante «a través de cinco preguntas formuladas» acerca del método, motivaciones, impresiones sobre la evolución de la poesía, consideraciones teóricas y reflexión introductoria a la propia obra.

Transcribimos las de Alberto Vega:

1. No debo hablar de método de trabajo porque, para mí, escribir poemas no supone una ocupación, sino más bien una pre-ocupación. Cuando un primer borrador llega al papel ya tiene vocación de poema que el tiempo y las revisiones periódicas se encargan de «cerrar». De igual modo, a partir de un buen número de poemas en ciernes y de otros desechados, ellos mismos aportan los indicios y las pistas necesarias para transcrecer y conformarse en libro o colección de poemas.

2. Hay que dar por supuesto que una obra poética no se desarrolla únicamente tras una manera de sentir la literatura, sino —acaso y sobre todo— de sentir la vida. Me dicen más (y no es ninguna pose) algunas líneas cantadas de Luis Eduardo Aute, Silvio Rodríguez o Joaquín Sabina que todos los Guillenes, Aleixandres o Rafaeles que son y han sido. En cuanto a mis versos, creo que me colmaría el hecho de que «pudieran ser leídos / en noches como ésta / por gente como yo».

3. El poeta únicamente debería encontrarse inmerso en un personal e intransferible proceso de creación. Sospecho que hay otras gentes llamadas a colocar etiquetas y establecer rasgos comunes o diferenciales entre su hacer y el de otros. Son las mismas gentes las que supongo tengan impresiones sistematizadas sobre la evolución poética de los últimos veinticinco años o las últimas veinticinco décadas.

4. La poesía puede ser, en ocasiones, un objeto lingüístico de contemplación estética, una forma de comunicación, un singular método de conocimiento y —no por el contrario, sino además de— responder, en otros casos, a un buen número de distintos planteamientos. Ante asunto tan complejo, uno escribe y se describe entre la intuición y la mímesis (más o menos asumida), pero con escasa consideración a la teórica esa.

5. Dije en alguna ocasión, antes de dar título a uno de mis libros, que —consciente o inconscientemente— siempre se escribe para matar el Tiempo. Yo no lo conseguí ni creo lo consiga jamás, pero me consta —porque releo algunas noches poemas de quien fui— que algunas líneas certeras, emponzoñadas de cosas fáciles y verdaderas, lo han convocado de nuevo, entregado por unos instantes, aunque un tanto maltrecho.

•••

Últimos veinte años de la poesía española. Un repaso a la lírica más reciente
• 1993
• 22 x 28 cm, 224 páginas.
• 1.000 ejemplares.
Edita: Ayuntamiento de Oviedo
• Coordinación: Miguel Munárriz
• ISBN: 84-606-1596-0

Es interesante señalar lo que acontece en Asturias durante el mes de mayo, relacionado con el mundo de las Letras:

A primeros, el día 5, los de la Llingua celebran el Día de les Lletres para promocionar la lengua universal que de Pajares para acá sirve para comunicarse con la Academia de la Llingua y la Oficina de Política Lingüística.

Y a finales, el martes 27, se organizan los actos del Premio Emilio Alarcos de Poesía en la lengua local que sólo hablan 400 millones de personas, más o menos.

Dos eventos que ilustran muy bien nuestra rica realidad plurilingüe.

***
Premio Emilio Alarcos de Poesía 2008

En los actos de la séptima edición del Premio Emilio Alarcos de Poesía (una de las actividades encaminadas a recordar la figura del insigne filólogo, crítico literario y poeta) que dirige Josefina Martínez y organiza la Consejería de Cultura, se presentará el libro ganador de la anterior edición, Naranjas cada vez que te levantas, de Julio Rodríguez.

A continuación, la lectura del fallo del ganador de 2008. Y para cerrar, como en anteriores ediciones, un recital poético en el que este año intervendrán: José Luis García Martín, Aurora Luque, Josefina Martínez, Susana Rivera, Luis García Montero y Joaquín Sabina, el popular cantoautor de la expresiva imagen del dedo en la zeja (con «z»).

27 de mayo de 2008
Salón de Actos del Real Instituto de Estudios Asturianos (Palacio del Conde de Toreno. Plaza Porlier, 9, primera planta. Oviedo)
20.00 horas

***
Eternidad en vilo

Antes, por la mañana, a las 12.00 horas, en el Campus del Milán y organizado por la Cátedra Emilio Alarcos, habrá un recital poético titulado Eternidad en vilo en homenaje a Ángel González. Participarán los mismos autores que lo harán por la tarde en el Premio Alarcos de Poesía, arriba citados.

garcia-montero-cartel.jpg

Este jueves no pude asistir a la conferencia de García Montero organizada por la Cátedra Emilio Alarcos Llorach. Llegué tarde y la gente que permanecía de pie, apelotonada en la puerta, imposibilitaba la entrada. El Aula Magna del Edificio Histórico de Universidad de Oviedo estaba «a tope». Me fui a dar un paseo.

Los actos organizados por la Cátedra Emilio Alarcos que dirige Josefina Martínez siempre tienen gran poder de convocatoria y este del 28 de febrero confirmó que Luis García Montero es una «estrella» de la poesía, un fulgurante vate mediático fraguado en la escena denominada de la experiencia. Seguro que me perdí una solemne y emocionada sesión de interpretación poética. Para más expectación, el acto lo presentaba José Luis García Martín, poeta y escritor más conocido como crítico y animador literario, cuyas opiniones escritas son de lectura obligada para los poetas como para las marujas lo son las del ¡Hola! o Diez Minutos.

Una pena, porque García Montero lee muy bien, con la misma fe que escribe, y cuando lo escucho en directo (una vez al año por lo menos) siempre me digo que no he de demorar más el propósito de comprar algún libro suyo.

Al salir del edificio, un SMS en el móvil me recordó que al día siguiente, viernes 29 de febrero, en el Aula de las Metáforas de Grado (de mi buen amigo Fernando Beltrán), Víctor Manuel haría una lectura de poemas. Menuda semana. Me vino a la cabeza aquella recomendación de Epicuro que adaptada a las circunstancias podría decir algo así: «Toma tu coche, ciudadano, y huye a prudente velocidad de cualquier congregación literaria».

Helios Pandiella

•••

angel-gonzalez-en-la-generacion.jpg

Durante los días 7 y 8 de noviembre de 1997 se celebró en Oviedo un importantísimo homenaje a Ángel González. Lo organizó la entonces entusiasta directiva de la asociación cultural Tribuna Ciudadana, formada, entre otros, por José Galán, Covadonga Bertrand, Adolfo Galán y presidida por Manuel Herrero, bajo la batuta de Ricardo Labra. Sus artífices dieron en llamar a este evento Ángel González en la generación del 50. Diálogo con los poetas de la experiencia.

Seguir leyendo en Luna de Abajo →

luna-de-abajo-06b.jpg

Luna de abajo número seis (1991-1992)

Jaime Gil de Biedma, Francisco Brines, Luis García Montero, Fernando Beltrán, Felipe Benítez Reyes, Pere Rovira, Álvaro Salvador, Ramiro Fonte, Luis Eduardo Aute, Miguel Rojo, Jorge Edwards, Juan Cruz Ruiz, Martín Casariego, Mariano Arias y Paco Ignacio Taibo I.

Fotografías de Ana Muller, Nieto y Miguel Rojo.

*****
«[…] ¿Qué es lo que un autor de poesía pretende hacer con su obra, con su empeño literario? Es una pregunta tópica por recurrente, que los escritores conocemos muy bien porque se nos suele formular con cierta frecuencia. En cambio, a nadie se le ocurriría preguntar a un actor o un cantante: ¿y usted qué pretende hacer con su canción o con su trabajo teatral? […]»

(Jaime Gil de Biedma, pág. 11)

*****
• 17 x 24 cm, 208 páginas.
• Impreso a una y dos tintas.
• Tirada: 500 ejemplares.
• [Agotado]

•••

luna-de-abajo-7-1b.jpg

Luna de abajo número 1/7. «Cinco tonos para una generación» (1998):

Fernando Beltrán, Felipe Benítez Reyes, Luis García Montero, José María Parreño y Alberto Vega.

Compuesto con el tipo Sabon, diseñado en 1965 por Jan Tschichold.

Tschichold, que en su juventud había sido un entusiasta divulgador de la estética de la Bauhaus, recupera, con el paso de los años, el interés por la tradición tipográfica y aborda con eficacia este proyecto que le proponen desarrollar un grupo de impresores alemanes. Para ello, basándose en la familia Garamond, diseñó un tipo que constituyó un hito en el diseño tipográfico contemporáneo, pues lo hizo para ser utilizado con la composición manual, con la monotipia, la linotipia y, conforme avanzaba el proyecto, la fotocomposición. Un resultado al que se puede aplicar el principio de Stanley Morison de que un buen diseño tipográfico debe ser invisible.

***
Jan Tschichold formó parte en Alemania del Círculo de los Nuevos Diseñadores Publicitarios en 1927, entre cuyos fundadores se encontraba el dadaísta Kurt Schwitters, convertido en diseñador gráfico profesional, —la sociedad de esta época ya empezaba a demandar un grafismo publicitario renovado y las aparentemente caóticas provocaciones dadaístas aportaron, paradójicamente, en su aspecto gráfico, nuevas pautas publicitarias que grandes firmas comerciales supieron aprovechar—.

cubierta-typography.jpg

En 1926 fue designado por Paul Renner —el creador de la Futura— para enseñar tipografía y rotulación en Munich —es en este tiempo cuando publica Die Neue Typographie (1928)—, hasta que los nazis lo acusan de crear una tipografía antigermana. Forzado a abandonar Alemania, en 1933 se refugia en Suiza, donde ejerce como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Basilea.

En 1935 publica Typographische Gestaltung (La creación tipográfica), uno de sus libros más importantes, con otra apreciación detallada sobre los principios del diseño tipográfico y en el que admite también un lugar para la tipografía simétrica o clásica, polemizando con muchos de sus seguidores.

En 1946 es invitado por la editorial Penguin Books a desarrollar el diseño de su colección de bolsillo. Durante tres años, Tschichold diseña para esa editorial más de 500 libros.

Sabon (1965) es su última obra importante, su único tipo producido comercialmente.

***
• 16,5 x 24 cm, 32 páginas.
• Impreso a cuatricromía.
• Tirada: 500 ejemplares.
• [Agotado]

• Premio Motiva de 1999, en la categoría Diseño Editorial. Publicaciones periódicas.

***
Bibliografía:
Premios Motiva 99 (catálogo), Oviedo, Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias (AGA), 2000, pág. 14.

•••