Información

Edición y diseño gráfico

Posts tagged Poesía

04-Gil-de-Biedma-Invitacion
Organizado por la Cátedra Emilio Alarcos Llorach, mañana, miércoles 30 de septiembre, a las 12.00 h, tendrá lugar el encuentro literario Gil de Biedma, 25 años después, en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades Emilio Alarcos Llorach del Campus del Milán de Oviedo.

Intervienen: José Luis García MartínLuis García MonteroCarlos Marzal y Josefina Martínez Álvarez.

Un cuarto de siglo después de su fallecimiento, el legado literario de Jaime Gil de Biedma sigue más vivo que nunca. A su poesía, inteligente y cordial, en la que el tiempo no ha dejado ni una sola arruga, se une la sabiduría de sus ensayos y el desgarro confesional de sus diarios. Pero además de los tres volúmenes dispuestos como tales por el autor (Las personas del verbo, el pie de la letra, Diario de un artista seriamente enfermo), otros dos, recopilados póstumamente, resultan igualmente fundamentales: el dedicado al epistolario y el que recoge sus entrevistas.

De la vigencia de la obra de Gaime Gil de Biedma (1929-1990) se ocuparán algunos de los críticos y poetas más destacados de ahora mismo, junto a Josefina Martínez, directora de la Cátedra.

 

Guia-para-un-encuentro-con-Angel-Gonzalez-issuu
Hemos subido a Issuu el libro Luna de abajo número tres. Guía para un encuentro con Ángel González, en la versión que dio forma a la tercera edición impresa de 1997 (la primera es de 1985), con algunos retoques de adaptación a esta edición digital de 2013.

Decir Ángel González es pronunciar el nombre de una ciudad, de un poeta mayor de una generación fundamental en la literatura contemporánea española, de un modo de hacer y de entender la poesía, de una forma de estar y de permanecer en el tiempo. Para el grupo de amigos que en su día formamos Luna de abajo, Ángel González, es un punto de encuentro, sin quiebra, que moviliza afectos muy profundos. Su nombre se confunde con nuestros sueños y nuestras biografías. Con él hemos comprendido que toda publicación no deja de ser un misterio más que se añade a nuestro universo cotidiano. Y este libro, y Ángel González, continúan siéndolo. Nosotros bien lo sabemos.


El jueves, 8 de marzo, se presenta el libro de Emilio Alarcos Llorach Notas inéditas al Cancionero inédito de A. S. Navarro, editado por la cátedra que lleva su nombre y publicado por la editorial Visor. Este acto literario se celebrará en el Paraninfo del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo, contará con la presentación de Luis Alberto de Cuenca y la intervención de José Luis García Martín y Josefina Martínez.

El original de Notas inéditas al Cancionero inédito de A. S. Navarro es un cuaderno de tapas negras y hojas cuadriculadas en el que Emilio Alarcos Llorach copió los poemas que había escrito antes de sus veinticuatro años —1946 es la fecha de las últimas anotaciones—, tomó distancia crítica, adjudicando la autoría de los poemas al heterónimo creado para la ocasión, A. S. Navarro, y los fue comentando con ese estilo tan de Alarcos, lúcido e irónico —la cautivadora fotografía de los carteles y la invitación que nos muestran a un joven Alarcos fumando, incorrecta en estos tiempos, nos parece muy apropiada para publicitar este acto.

La Cátedra Emilio Alarcos aprovechó la ocasión para hacer una edición facsímil de este cuaderno, de tirada muy corta, acompañando al libro.

Gracias a esta cátedra que dirige su viuda, Josefina Martínez, hemos podido descubrir en 2007 al poeta Emilio Alarcos en su libro póstumo Mester de poesía y ahora tenemos la ocasión de conocer sus inicios poéticos. Como escribe José Luis García Martín, responsable de la edición, en el prólogo: «Estas Notas inéditas al Cancionero inédito de A. S. Navarro pueden entenderse como un ajuste de cuentas del espíritu crítico de Emilio Alarcos con su vocación poética. Durante muchos años, durante toda su vida, pareció que en esta lucha temprana entre el crítico y el poeta, entre el estudioso y el creador había vencido el primero. Hoy sabemos que esa victoria no lo fue del todo […]».


Oh, verbo: falsedad de falsedades.
Cuando todo era triste
brotabas de mi boca como chorro
de agua virgen y clara.
Ahora, cuando el mundo
ha irradiado a mis ojos su hermosura,
ahora te sumerges, como eterno
diamante, en las ocultas
vetas y galerías del silencio.
Oh, verbo, piedra pura.
¿Por qué con tu relumbre
no iluminas la noche, la sagrada
vigilia de mi frente?
He aquí mis labios secos
que te buscan ansiosos.
Ven a ellos. Desciende
tu mágico aleteo,
estrella de la cripta, incendia el aire:
canta la gloria, canta la alta gloria
de estos días señeros.

(Noviembre, 29. 1945)


La Asociación Foro por la Poesía de la Cuenca del Nalón publicó hace un par de meses el libro-disco La trama de los días, en el que se recoge una muestra de poemas de Alberto Vega seleccionados por Noelí Puente para ser recitados. Nosotros hemos colaborado con el diseño de la cubierta.

Noelí, amiga de Alberto y nuestra, que formó parte el grupo Luna de Abajo, pone su hermosa voz en la lectura de los poemas. La acompañan Alberto del Mazo y Baldomero Gutiérrez tocando el saxo, aportando cada uno su propia música, y Julio Arbesú, el coordinador de la publicación, con la guitarra. Ángel Morales Doménech es el encargado de la parte técnica, la producción y de alguna composición musical. También participa May Rodríguez, otra amiga de Alberto,convirtiendo en canciones cuatro poemas de Alberto, acompañada de su guitarra.

Y ya que esta entrada ha servido para recordar al poeta Alberto Vega, aprovechamos lo del Premio de las Letras 2011 concedido a Leonard Cohen por la Fundación Príncipe de Asturias para reproducir un poema que Alberto Vega le dedicó en su libro Memoria de la Noche, de 1981:

Este poema y todos los de Alberto se reúnen en el libro Alberto Vega. Plenilunio (obra completa 1980-2005) (El título enlaza con otra entrada de este blog con más información).

La edición impresa es de 2007 y fue posible gracias al Ayuntamiento de Langreo. Estos días hemos realizado la edición electrónica que podéis consultar y leer en Issuu:

Shakespeare-Cartel-B

Este viernes 29 de mayo de 2009, doble ración de poesía.

Organizado por la Cátedra Emilio Alarcos Llorach, Sonetos de amor. Homenaje a William Shakespeare es el título del acto que reúne el viernes a Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Aurora Luque, Josefina Martínez y Juan E. Tazón en el salón de actos de la Biblioteca de Humanidades Emilio Alarcos Llorach del Campus del Milán, a las 12.00 horas.

Por la tarde, estos mismos autores, excepto Juan E. Tazón, participarán en el Real Instituto de Estudios Asturianos, a las 20.00 h, en el acto del fallo del Premio Emilio Alarcos de Poesía 2009 (VIII edición) cuyo programa es el siguiente:

• Presentación del libro Raíz, de Josep María Rodríguez, ganador del Premio Emilio Alarcos de Poesía 2008 (VII edición). Lo presenta José Luis García Martín y Josep María Rodríguez leerá, a continuación, algunos de sus poemas.

• Lectura del fallo del jurado constituido por Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Jesús García Sánchez (Chus Visor), Aurora Luque y Josefina Martínez

• Recital poético en el que intervendrán Francisco Brines, José Luis García Martín, Luis García Montero, Aurora Luque y Josefina Martínez

[Salón de actos del Real Instituto de Estudios Asturianos (Palacio del Conde de Toreno. Plaza Porlier, 9, primera planta, Oviedo). Entrada libre hasta completar el aforo].

Alarcos-Premio-2009-Cartel-B

angel-0498.jpg

↑Ángel González, el pasado 3 de diciembre, en el paraninfo de la Universidad de Oviedo.
Ha fallecido Ángel González, el poeta de la «inmediatez de la vida». Dos días después de la anterior entrada de este blog que abría con una caligrafía-retrato de Ángel realizada por Lázaro Enríquez para el cuaderno de Luna de abajo Angelgrafías, en 1999.

Conocí a Ángel González a través de Luna de Abajo, de mis amigos Ricardo Labra, Miguel Munárriz, Noelí Puente y Alberto Vega —también tristemente fallecido hace año y medio y al que Ángel González dedicó algunas elogiosas palabras en más de una ocasión—. Con mis compañeros de aventuras literarias he compartido muchas emociones poéticas. Una de ellas, especialmente intensa, fue la preparación y edición del libro Guía para un encuentro con Ángel González, en cuyo proceso editorial pudimos tratarlo en persona. Siempre hemos agradecido su generosa participación, la afectuosa amistad que inició.

Recuerdo con especial emoción la primera recepción que ofrecimos a Ángel, acompañado por Susana Rivera, en el patio de la casa de Alberto Vega, La Felguera, en julio de 1984. La respetuosa distancia protocolaria inicial que en apenas dos horas dio paso a la cercanía y confianza que sólo una guitarra y unos boleros de por medio pueden lograr. Y hubo más encuentros y más noches.

Aunque fui un asiduo lector de poesía hasta esos años ochenta, en Luna de Abajo era el grafista, no me dedicaba a escribir; una posición que establecía un punto de vista diferente en la elaboración de los proyectos. Pero gracias a mis amigos de Luna de Abajo empecé a leer a Cernuda, Gil de Biedma, Goytisolo, Brines y, por supuesto, a Ángel González.

Después, el tiempo que he dedicado a la lectura poética se tornó ocasional, disperso; pero siempre es una cita obligada releer a Ángel González, disfrutar con la lucidez y la inteligencia que manifiestan las condensadas reflexiones que dan forma a sus poemas, dotados de esa expresividad capaz de rebasar el género literario al que pertenecen. Sin perder su esencia poética, logran despertar el interés de cualquier lector no habituado a la poesía, como sólo los grandes saben hacerlo.

«Helios, se nos fue el calígrafo», fueron las palabras de Ángel que me dirigió tras saludarnos por última vez el pasado 3 de diciembre, al finalizar el acto homenaje de su investidura como doctor honoris causa en el paraninfo de la Universidad de Oviedo. Sirva otra angelgrafía de despedida, seguida de un texto inédito del propio Ángel González dedicado a las caligrafías de Lázaro Enríquez.

Descanse en paz.

Helios Pandiella

***

angelgrafias-35b.jpg

Todo amor es efímero

Ninguna era tan bella como tú
durante el fugaz momento en que te amaba:
urante el fugaz momento en que te amabaa:mi vida
entera.

(de Prosemas o menos, 1985)

***
Para la caligrafía de Lázaro Enríquez

Tocadas por las manos del calígrafo, las palabras escritas cantan en silencio. En realidad, la canción ha cesado ya tiempo, pero las evoluciones y los giros de su melodía no se desvanecieron en el aire. La huella de su vuelo persiste en el papel, y la canción se ve, se oye con los ojos.

Cantan las letras, se colorean, se agrupan a se dispersan en direcciones impensables. El calígrafo es, ante todo, pintor, un pintor figurativo cuyo modelo es el alfabeto. Las palabras aparecen como formas bellas en sí mismas, y el asombro ante esa belleza inesperada puede ser la causa de que en un primer momento nos desentendamos de su significado. Pero pasado ese primer momento de sorpresa, las palabras recuperan de pronto su cualidad de signos. Encontrar la belleza del significado de un texto tras haberlo admirado como forma pura es siempre un descubrimiento que nos coge por sorpresa. Y lo leemos al fin como nunca lo habíamos leído. El poema que surge por debajo de la caligrafía de Lázaro Enríquez es siempre un poema inédito, nuevo, lustral.

Ángel González